Depuración

DEPURAR LAS AGUAS USADAS Y TRATAR LOS LODOS

Queda una última tarea: depurar las aguas recolectadas, según la particular contaminación sufrida, a fin de restituirlas al medio natural en unas condiciones que no lo alteren irreversiblemente. Para que la sostenibilidad sea más que una palabra.

Para ello, GESTAGUA y su Grupo poseen tecnologías propias que aplican en función del caudal a depurar y de sus indicadores de polución. Desde las soluciones más sencillas para pequeños efluentes, donde puede utilizar procedimientos naturales a base de especies simbióticas y adaptadas a cada caso, hasta las grandes plantas (EDAR) que combinan tratamientos complejos de tipo fisicoquímico o biológico.

Una filial de SAUR se especializa en el diseño, proyecto y construcción de estas estaciones. Pero nuestra especialidad es operarlas: hacerlas funcionar con eficiencia ante cualquier escenario previsible y optimizar sus resultados en términos ambientales. Sobre todo, integrar de manera práctica su explotación junto al resto de tareas que componen el Ciclo Integral del Agua, beneficiándose de la tecnología GEA antes descrita para controlar su producción en función de la demanda.

Sin olvidar los lodos, subproductos del proceso de depuración que concentran todos los elementos extraídos del agua, convirtiéndose en residuos de alta toxicidad. GESTAGUA trata y reduce los lodos (secado térmico, espesamiento, etc.) a fin de permitir su eliminación como residuos no peligrosos. Pero cuando es posible, utiliza su energía acumulada (cogeneración) para mejorar el balance del sistema. O los modifica para ponerlos a disposición de la agricultura como abono específico.

Para conseguir, en suma, que nuestra huella en el Planeta no se marque para siempre. Para que las sencillas olas sean capaces de borrarla.