Saneamiento

RECOLECTAR LAS AGUAS USADAS

Una red complementaria (esta vez ramificada) debe recoger, en los desagües de cada usuario (doméstico o industrial) la mayor parte del agua antes distribuida, ahora cargada con nuevos contaminantes orgánicos y minerales. De forma inversa, este caudal es concentrado en tuberías mayores, a régimen constante, hasta los colectores principales. Conociendo la demanda de agua con una precisión como la descrita, GESTAGUA está en condiciones de anticipar sus cargas y, por tanto, de explotarla de forma óptima, ayudada por su modelado matemático y el telecontrol que se le instala.

Centrada en controlar las fugas (esta vez contaminantes) y evitar su obstrucción a bajos caudales, la gestión de las redes de alcantarillado se basa en el uso intensivo y adaptado del mantenimiento preventivo.

GESTAGUA emplea sistemas tecnológicos de punta (robots) de manera habitual, y con ello garantiza su funcionamiento óptimo en régimen normal, pero también su máxima capacidad para enfrentarse a episodios meteorológicos intensos, minimizando su impacto en el tejido urbano.

Con la detección precoz de descargas contaminantes, impidiendo su propagación o los efectos que puedan producir en las depuradoras, GESTAGUA ayuda a las administraciones competentes a desarrollar eficazmente su papel de policía de aguas. Porque la Naturaleza somos todos, y el que contamina paga.